Polígono Sepes. Parcela 41- Nave 1. Huesca

Ventanas practicables

CARPINTERIA PRACTICABLES CON ROTURA DEL PUENTE TÉRMICO:
logo itesal
CARPINTERIA PRACTICABLES SIN ROTURA DEL PUENTE TÉRMICO:

 


 

Las ventanas practicables de aluminio son las más comunes y en términos generales, es el modo de apertura que aporta mayores niveles de aislamiento gracias a un cierre más estanco.

Comparadas con las ventanas y puertas correderas, las practicables tienen la ventaja de limpiarse más fácilmente pero tienen el inconveniente de necesitar un espacio de maniobra que las correderas no necesitan.

¿Elegir ventanas con rotura del puente térmico?

El aluminio es un material idóneo para construir puertas y ventanas, pero al tratarse de un metal, es conductor térmico del frío y del calor. Para solucionar este inconveniente, surgen los perfiles de aluminio con rotura del puente térmico.

 

Marco de ventana con rotura

Marco de ventana con rotura

Hoja de ventana con rotura

Hoja de ventana con rotura

La rotura en el aluminio consiste en una poliamida que divide el perfil en dos partes, evitando así el contacto entre la cara interior  y la cara exterior de la ventana. Las ventanas de aluminio con rotura del puente térmico suelen ser más anchas debido a la existencia de esa poliamida central y también debido a que están diseñadas para alojar vidrios de cámara aislantes de mayor espesor.

 

 

La rotura del puente térmico ofrece también una mayor insonorización en la vivienda.

La carpintería de aluminio con rotura del puente térmico también ofrece una gran ventaja estética ya que puede ser bicolor, es decir, podemos elegir un color para la parte interna de la ventana y otro para la externa. Esto resulta especialmente indicado cuando tenemos que respetar el color de las ventanas que marca la fachada del edificio pero queremos un color distinto para dentro del piso.

 

 

Elegir la forma de apertura de la ventana:

ventana practicable

 

  •  Abatibles con giro vertical: Es la apertura más habitual, la hoja se abre sobre un eje vertical (bisagras en el lateral del marco), pudiendo elegir si queremos que abra hacía el interior de la casa (lo más frecuente) o hacía el exterior (más frecuente en puertas de aluminio). Si la ventana abre hacía afuera, la limpieza de la parte exterior resulta menos cómoda que si abriera hacia dentro. Estas ventanas abatibles no tiene oscilo, lo que resulta menos adecuado para disfrutar de una ventilación controlada en el piso.

 

 

 

 

  • Abatible de giro horizontal: La hoja abre girando sobre un eje horizontal. Este tipo de apertura es menos funcional y suele elegirse por motivos de seguridad, para mantener la privacidad de la habitación o bien cuando la ventana sirve simplemente para proporcionar luz.  Dentro de este tipo de apertura, la ventana más común es la ventana proyectante, que abre su hoja hacía afuera.

 Su uso más habitual es en ventanas de cuartos de baño, ventanas de entreplantas, sótanos, tragaluces, oficinas, habitaciones de hotel, etc. El mayor inconveniente de este tipo de ventana es la limpieza de su vidrio exterior.

 

 

ventana oscilo-batiente

  • Oscilo-batiente, gracias a un herraje especial, las ventanas oscilo-batientes combinan ambos tipos de apertura: la practicable y la abatible. Resultan perfectas para ventilar nuestro hogar de manera controlada, sin miedo a que las hojas porteen y muy importante, sin ocupar espacio. Esta ventilación además ofrece una mayor seguridad ya que impide el acceso desde el exterior y si tenemos niños, también evita que estos puedan asomarse por las ventanas.

 

 

Deja un comentario